¿Qué es Ballet Mind?

“Por medio de la conciencia podemos aprender a movernos con una libertad y ligereza impresionante, mejorando así nuestras circunstancias de vida.”

Moshe Feldenkrais


Soy Ana Estela Navarro. A lo largo de mis 10 años de experiencia como profesora de danza me he encontrado con chicos y chicas que bailaban por placer y sin mayores pretensiones, otros que deseaban convertirse en bailarines profesionales, y algunos que no se atrevían ni siquiera a desearlo por miedo al fracaso. 

Fuera cual fuera el caso, todos ellos, todos sin excepción, tenían algún tipo de bloqueo.

Ese también fue mi caso, cuando yo fui una joven con tantos sueños como inseguridades. Por el camino luché conmigo misma, convencida de que mi fuerza de voluntad y mi autocontrol podrían llevarme a la cima. 

¡Cuánto me equivoqué!

Cuanto más intentaba ser aquello que se esperaba de mí, menos era yo misma, y más lejos estaba de sacar todo el potencial que llevaba dentro.

stretching

En ese proceso luché mucho, también sufrí y dudé muchas veces. De mí, de la danza, de la vida en general. 

Con el tiempo logré algunos de mis sueños, y otros se fueron transformando. Hice un gran trabajo personal de autoconocimiento, y busqué mucho fuera hasta darme cuenta de que debía de mirar hacia adentro. Finalmente encontré lo que buscaba.

Me encontré.

A partir de ahí empezó mi empoderamiento, el sentirme capaz, la confianza en mí misma. Empecé a quererme, a valorarme, a sentir que soy capaz de hacer cosas increíbles. Y me entraron unas ganas tremendas de acompañar a otros bailarines en este maravilloso proceso.

Y ahora, viendo a tantos alumnos que pasan por lo mismo, llevo años reflexionando y pensando qué es lo que nos pasa. ¡Con lo increíble que es bailar! ¡Con lo afortunados que somos los que trabajamos con el cuerpo y podemos expresarnos con él, y a través de él!

Quizás sea un problema general, no sólo de la danza. En la actual cultura de la inmediatez vivimos hacia afuera, desconectados de nosotros mismos y enfocados en los resultados. Eximiéndonos de cualquier responsabilidad de lo que nos sucede. Hasta tal punto que el proceso puede volverse demasiado lento, tedioso, y carecemos de paciencia y de confianza.

Y la danza es tiempo, es dedicación, es amor del que se cuece a fuego lento.

francesca-hayward-2.jpgFrancesca Hayward – Royal Opera House, Covent Garden (bp-38-68)

Pero en realidad , los bailarines somos los que lo  tenemos más fácil. Podemos abordar esta falta de consciencia desde el cuerpo. Podemos empezar a poner sentidos a la forma y consciencia al movimiento, para que todo ello viaje hasta la mente y la mime un poquito.

Comprender desde el cuerpo para cambiar la mente y comprender mentalmente para cambiar nuestro movimiento corporal. Esa es la base de lo que ofrece Ballet Mind.

Esta es la experiencia que a mí me hubiera gustado vivir cuando me encontraba en esa etapa, luchando por sacar cada día lo mejor de mí como bailarina y formándome como persona. Una inyección de apertura mental.


A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close